Dos corazones, un solo latir: Musicoterapia en la UCI Neonatal

Me apasiona lo que hago: acompañar la vida con musicoterapia.
En su inicio y en su final.
Porque aunque parezca muy diferente, no lo es.

M  -mi bebote de 15 meses- me regala todos los días aprendizajes nuevos: suyos y míos. Es el motor de muchas de las melodías que surgen de mi interior en la UCI Neonatal. Y es con ellos,  los bebés prematuros, con quien me comparte gran parte del día. Otras veces lo hace con los bebotes de 0 a 6 años a los que acompaño junto a sus familias.

Luego, soy únicamente su mamá. 
Con la que juega musicalmente desde los 9 meses antes de nacer.
A quien sonríe, con quien se enfada, a quién le llora o a la que abraza fuerte… y eso, me lo llevo siempre. Es un gran maestro de vida.

 

Mañana de letras que salen solas cuando cierro los ojos y siento a M sobre mi. Músicas que son nuestras y que compartimos juntos con los bebés ingresados en las UCIN

[Amar a través de la musicoterapia]

Anuncios