Los cambios de la voz en la mujer

Quedan pocos días para que termine de revisar mi investigación, y la verdad es que me sigue asombrando toda la información que he ido recabando a lo largo de estos meses duros de trabajo. No puedo compartir toda la información, de momento, ya que es inédita y primero tiene que pasar la defensa ante un tribunal. Pero mientras aquí os dejo un pequeño adelanto.

        A lo largo de la vida de una mujer, su voz cambia de manera significativa debido no solo a su desarrollo evolutivo, sino a los diferentes cambios hormonales que se producen en ella. Desde la infancia hasta la menopausia, la voz femenina sufre diversos cambios relacionados con principalmente con la progesterona, los estrógenos y la testosterona. Todas ellas hormonas que determinan los cambios que la mujer tiene en su voz a lo largo de la vida (Raj, Gupta, Chowdhury, y Chadha, 2010). Amir y Biron-Shental (2004) coinciden al afirmar que los cambios laríngeos son evidentes a lo largo de toda vida, desde de la pubertad (con la gran excitación del sistema hormonal), fluctuando de manera sistemática con el ciclo menstrual (durante los años reproductivos) y de nuevo con la disminución de la actividad hormonal en la menopausia.

         Incluso a lo largo de su ciclo menstrual, se producen modificaciones en su voz sin que ésta sea consciente. Chae, Choi, Kang, Choi y Jin (2001) analizaron la relación entre los cambios vocales y el síndrome premenstrual a través de mediciones acústicas realizadas durante la fase folicular y la fase premenstrual a 28 mujeres, a las cuales se les fue siguiendo durante dos meses que duró el estudio. Identificaron que se producían cambios en el rango vocal en la fase premenstrual y que deberían procurarse unos cuidados vocales especiales en las mujeres en este periodo.

Embarazo musical

Anuncios

Investigar en la Sanidad Pública Madrileña.

Estos últimos meses han sido muy intensos en mi vida. Los trámites para investigar dentro de la Sanidad Pública no han sido fáciles. He de confesar que pasé muchas noches sin dormir, dándole vueltas y más vueltas a la cabeza con este tema.

– “Si no tienes una relación laboral previa con el Hospital no puedes investigar”.

Esas palabras se me quedaron grabadas. Pero intenté no perder la confianza en mi misma, en el trabajo que realizo y las esperanzas de que al hacerlo con una Universidad que me avalaba, tendría más peso.

Centro de Salud

El proyecto de investigación fue aprobado, y ese mismo día descolgué el teléfono y llamé a Sagrario, la matrona que colabora conmigo en el Centro de Salud:  “Ya está, ¡por fin!”. Al día siguiente estaba sentada en su consulta mirando horarios, haciendo la selección aleatoria del grupo experimental y grupo control… SOÑANDO literalmente.

Desde entonces, no he podido dedicarle a esta ventana al mundo el tiempo que me hubiera gustado (y que echo de menos). Pero os puedo asegurar que lo he empleado de manera muy provechosa. He dedicado muchísimas horas en las bases de datos en la UCM, en la biblioteca de la Facultad de Psicología y en mi despacho. Muchos cafés para que no se me cayeran los ojos y quedarme dormida encima del escritorio (porque no he parado mía actividad profesional por investigar: es lo que tiene que no hayan becas de investigación o que se vean mermadas). En junio llegué a un estado de cansancio tal, que me “autorregalé” un día para simplemente contemplar, vivir y recuperar energía.

Café y TFM

Pero ha valido la pena tanto esfuerzo dedicado: este próximo martes día 15 finalizo el periodo de intervención, y con los últimos datos comienza la cuenta atrás: análisis de los resultados, descripción, discusión, limitaciones, etc… y preparar la defensa de la tesina para una semana y media después.

SPSS

Después, me veréis mucho más por aquí. Tengo ganas de compartir con vosotros más entradas sobre la importancia del medio intrauterino en el que se desarrolla el bebé por nacer; la importancia de la música en la estimulación prenatal, etc..  Dadme tiempo.